Ensalada

Anuska para muchos de mis conocidos. Inconformista, reivindicativa...

En pleno corazón de tierra de Quijotes y Dulcineas, si hoy miro 50 años atrás solo veo inconexión en lo que ha sido mi vida y los caminos no transitados

De pensar matricularme en la Escuelade de Artes a hacer el bachillerato y luego Derecho (que no terminé), algo que ha estado presente siempre son los rotuladores en la mano, dibujos y escritos (diarios, cuadernos de viajes, historias...) copando los márgenes de los libros de texto, el pupitre del colegio y cualquier trozo de papel (servilletas de los bares después). 

Y la atracción o admiración o qué se yo por los animales, tras algunos pequeños seres durante la infancia, la que tuvo peso fue Amarouk, mi gata negra encontrada en el campo, durante 19 años (1994/2013), en 2011 entro en contacto con entidades de protección animal y así es como llegan mis canis lupus familiaris Neux y Blanka Kalcetines en los veranos de 2012 y 2013 respectivamente.

Todas las experiencias de estos últimos años se funden a finales de 2015 y hasta 2019 en un proyecto muy personal el ilusionante denominado El Rastrillo de Anuskita cuya finalidad fué contribuir de alguna forma al apoyo de asociaciones a través de la realización de algunas ideas creativas.   

Dos momentos importantes fueron descubrir el YOGA en 2011 y abrazar el Veganismo Etico unos años después y ahi seguimos...

La pandemia de la COVID en 2020 con el confinamiento y las restricciones sanitarias supusieron un STOP, no en la creación de dibujos e ideas, sino en mostrarlos y ponerlos a disposición.